0

El Tiempo

Mientras las manecillas se hacían eternas en su caminar, ella decidió que ya era tiempo de empezar algo nuevo, sus manos ya no eran las de hace 15 años, de momento se encontró repasando cada escena de su vida, cada mirada cada sonrisa, los atardeceres con lluvia envueltos en neblina.
Era obvio que algo faltaba, solo quedaba la ventana indiscreta que alguna vez los miro, los guantes que tuvieron su aroma, el beso que la cautivo.
Bailaron al son de la noche furtiva cada canción, el era tan desparpajado, ella le daba lecciones de prosa ,de versos, de amor...



0 comentarios:

Publicar un comentario

Siguiente Anterior Inicio