0

Consejos al Corazon

Pongámoslo de esta manera, ni yo estoy para juegos, ni tu para olvidos, ni yo estoy para sueños, ni tu para compromisos.
Así que por un momento olvidemos las promesas vanas y vivamos el momento, sin dolor ni contratiempo, que la vida es un instante y el tiempo tan valioso, que no vale la pena derrocharlo en un futuro que no toca fondo.
Cuando las agujas del reloj indiquen que es momento de tu adiós, aléjate de manera sigilosa y no me pidas perdón.
Guardemos la esencia de esas noches de luna llena, tu sentado en mi banqueta y los dos mirando esa noche azul, tan llena de estrellas eternas.
Divide el tiempo entre las horas, separa los minutos con tus manos, divide galaxias y enfrenta el tiempo sin estar a mi lado.
No te quedes porque así te lo pida, no regales migajas de amor en cada esquina, aprende de la vida y ríe, sueña y goza, que lo mas importante es el ahora.
Camina siempre sereno, no intentes ganarle al tiempo, llora cuando sea necesario y disfruta de un buen tabaco, toma un sorbo de vino a mi salud, y evita recordarme en las noches, no vaya a ser que la mente te traicione y rompas algún corazón pronunciando mi nombre.
Aléjate de besos sabor a mentira, disfrazados entre tragos de tequila, no busques saciar la carne, cuando bien sabes que el corazón arde.
Protege tus alas de forasteras vencidas, no regales tu esencia en las cantinas, mejor cultiva flores que necesiten ser protegidas.
Habiendo escrito esto, solo me queda pedirte perdón, tal vez no entregue mi alma, ya sabes cosas del corazón.
Brindo por tu partida, te deseo una buena vida, en nombre de esas noches de desvelos, te prometo que recordare siempre tus besos.
Sin mas me despido querido amigo, te devuelvo tus promesas, tu tiempo y tu devoción, tus besos en cada esquina, tu sonrisa de poesía, tu ser, mi luz, mi todo.
Hasta siempre al amor.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Siguiente Anterior Inicio